mitos-de-supervivencia

Conoce los mitos de supervivencia que pensabas que eran ciertos


Si te gustamos, regálanos un Me gusta. Porque te gustamos ¿no?


Mitos que no son ciertos sobre la supervivencia.

La supervivencia es un mundo en el que los expertos tienen opiniones diferentes, pero hay unas reglas básicas para poder sobrevivir en un ambiente en el que el ser humano de la actualidad no duraría ni dos días sin saber las nociones básicas sobre supervivencia.

Antes de seguir recuerda compartir este post en tus redes sociales. Este simple gesto nos ayuda a seguir creciendo.

Pero para eso hay cientos de páginas en la red que nos hablan de como sobrevivir en estos ambientes y seguro que lo hacen mucho mejor que nosotros que no somos unos expertos en en estos temas.

Pero lo que te traemos hoy es algo aún mejor, ya que hoy descubrirás los 6 mitos sobre supervivencia que pensabas que eran reales.

Mitos de supervivencia.

Hazte el muerto si un oso te ataca.

Cuando un oso nos ataque y rezad para que eso no ocurra no servirá de nada hacerse el muerto. En ese momento es mejor que luches por tu vida o encuentres un refugio donde el oso de tus pesadillas no pueda entrar.

Ese mito viene dado de que si un oso está con su cría y te ataca solo por defensa, hacerse el muerto puede ser una buena opción para sobrevivir, ya que si hechas a correr no tendrás muchas posibilidades, ni siendo Usain Bold.

No chupes el veneno de una picadura de serpiente.

Hay un mito que dice que si una serpiente te pica si chupas el veneno no pasará nada, ya que no te entrará en el interior. Pero no es más que un mito. Justo en el momento de la picadura el veneno entra en el torrente sanguíneo. Lo único que podrás hacer es tranquilizarte, de ese modo tu corazón se relajará y bombearás menos sangre al corazón. También mantén la picadura por debajo del corazón, así la sangre tardará más en llegar a este.

El musgo siempre crece en la cara norte de la corteza de los arboles.

Eso es otro de los mitos de supervivencia provocado porque el musgo crece con más facilidad en la cara norte de los arboles. Esto sucede por temas climáticos. Pero no quiere decir que esa regla se cumpla siempre, ya que en cada zona la climatología es diferente.

Si te ataca un tiburón pégale en la nariz.

Un mito un tanto estúpido es que cuando te ataca un tiburón nos podemos deshacer de el simplemente pegándole en la nariz, ya que es una zona muy sensible de su cuerpo. Sin embargo con la fuerza de rozamiento del agua, nuestro golpe no será mas que una leve caricia y lo que probablemente sea peor, nos quedaremos sin brazo.

La mejor opción es intentar arañar sus ojos o branquias. O en su lugar tener un elemento físico como un hierro para poder entreponernos entre el tiburón.

Si te gustaron estos mitos de supervivencia recuerda compartirlos en tus redes sociales con los botones de a continuación, una sencilla aportación que nos ayuda a seguir creciendo.

Post que te pueden interesar...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.